Síguenos en

Ingreso Miembros AMA

Ingrese aquí con su nombre de usuario y contraseña.
Exclusivo para miembros AMA

ingresar a EAMB (PH)

Boton-Correo-AMA

Cuando el corazón necesita de una cirugía

Jorge Dib Mor Dale
Cardiólogo Intervencionista
Pontificia Universidad Javeriana

Cuando las arterias no pueden suministrar suficiente sangre al corazón, el médico puede recomendar una cirugía de revascularización coronaria, la cual restaura de inmediato el flujo sanguíneo para que este órgano funcione normalmente.

CUANDO-EL-CORAZON-NECESITA-DE-UNA-CIRUGIA-LARGEDurante este procedimiento, el cirujano extrae una sección de una vena de la pierna o de una arteria sana de otra parte del cuerpo, lo que se denomina injerto. El cirujano conecta un extremo del injerto a la arteria aorta y el otro extremo se conecta a una zona de la arteria coronaria situada por debajo del bloqueo. Una vez conectado el injerto, se restaura el flujo sanguíneo al corazón. Esta es una cirugía muy avanzada, que proporciona grandes esperanzas a los pacientes con enfermedad coronaria. Una de las arterias más utilizadas es la arteria mamaria, que van por el pecho del paciente para conectarla a las arterias del corazón, haciéndole ¨puente¨ a las obstrucciones. para que la sangre circule a través de estas arterias y no con las propias del corazón que se encuentran obstruídas. Cuando hay que hacer más de dos puentes, se utilizan venas de las piernas que se sacan y se utilizan como puente y se colocan entre la aorta y la respectiva arteria del corazón.

Señaló el Dr. Mor, que normalmente la enfermedad coronaria es la que más muertos produce y llega un momento en que el paciente puede requerir como tratamiento la cirugía de corazón abierto, para hacer puentes coronarios. Esto en casos en los que la enfermedad coronaria sea severa y compleja en varias arterias coronarias y que las obstrucciones tengan baja probabilidad de arreglarse por cateterismo.

Con el desarrollo de las técnicas a través de catéteres, los pacientes que requieren cirugía son cada vez menos, señaló el Dr. Mor.

Cada vez podemos resolver la enfermedad coronaria a través de los catéteres. El cateterismo es un método mínimamente invasivo que no implica herida o pérdida de sangre y por lo mismo es bien tolerado por el paciente en condiciones de inestabilidad, como en los casos de insuficiencia cardíaca o infarto agudo al miocardio.

De igual manera los stents, que son dispositivos en forma de mallas cilíndricas en metal, ayudan a corregir el estrechamiento de las arterias coronarias, así como de arterias o venas de otras regiones del cuerpo (aorta, arterias de las piernas, venas del tórax, étc.). El objetivo de la colocación del stent es abrir el interior de un vaso sanguíneo que se ha estrechado y que por lo tanto, deja pasar menos sangre, con las consecuencias que de ello se pueden derivar en función de la región del cuerpo a la que afecte.
Todo esto se hace para que el paciente pueda tener una vida normal.

Independiente del tipo de intervención que se haga, estos pacientes deben modificar el estilo de vida, señaló el Dr. Mor.

Dijo además que ni la cirugía ni los stents coronarios curan la enfermedad. Estos realmente son paliativos. La manera de controlar esta enfermedad es haciendo una buena prevención.

Definitivamente hay que modificar los hábitos. Estos pacientes pueden vivir bien y disfrutar la vida, pero deben bajar de peso, estar tomando medicamentos de por vida, hacer ejercicio regularmente y comer de manera adecuada.

Señaló el Dr. Mor que después de que la cirugía termina, los pacientes permanecen un día en cuidado intensivo y al menos cinco días hospitalizados. Luego son vistos por el servicio de rehabilitación cardíaca y se incluyen en un programa que dura más o menos dos meses. Tienen además una valoración médica, para que puedan hacer ejercicio controlado.

desarrollado por webSolutions.com.co