Síguenos en

Ingreso Miembros AMA

Ingrese aquí con su nombre de usuario y contraseña.
Exclusivo para miembros AMA

ingresar a EAMB (PH)

Boton-Correo-AMA

Editorial: ¿Por qué se congestionan las urgencias?


EDITORIAL-URG-LARGENinguna persona está exenta de sufrir un accidente o una situación de emergencia. Cuando esto sucede, todos queremos tener a disposición los recursos físicos como son la ambulancia, equipos médicos y los medicamentos necesarios. También deseamos contar con el personal necesario para la atención, compuesto por médicos, personal administrativo y paramédicos, para resolver la emergencia de la manera rápida y efectiva.

A pesar de que el sistema de salud está supuestamente preparado para ofrecer un servicio óptimo, lo que está pasando en Colombia es que los servicios de urgencias se congestionan con casos que en su mayoría no requieren de una atención inmediata y que podrían esperar una consulta normal. Esto se traduce en incomodidad para los pacientes, demora en la atención para los que verdaderamente la necesitan y saturación en los servicios. Parece que todas las personas ya no acuden a las citas normales, sino que se dirigen a urgencias para obtener una pronta atención.

Es importante que todos podamos entender la diferencia entre urgencia y emergencia. Una urgencia es una situación aguda, que lleva poco tiempo de evolución, quizá horas, y en la cual no está en riesgo la vida. Algunos ejemplos claros son las heridas leves o fracturas, algunos dolores abdominales o de cabeza. Estas dolencias requieren atención, pero pueden esperar unas horas y no habrá problema real por ello. Una emergencia por su parte, es una situación repentina que afecta la salud y que pone en riesgo la vida del paciente; algunos ejemplos son: la pérdida de conciencia, un desmayo, el dolor intenso en el pecho, parálisis aguda de alguna parte del cuerpo o trauma múltiple, entre otras situaciones que sí requieren atención inmediata.


¿Por qué se saturan los servicios de urgencias? Porque existe un verdadero desconocimiento de la gravedad de la situación. Si realmente la urgencia no es tan grave, una llamada a un servicio de urgencias puede servir de orientación. También influye la impaciencia, estrés o ansiedad del paciente o sus familiares, lo que conlleva a sobredimensionar la situación y a percibir como emergencia unos síntomas que pueden esperar. Pero lo más grave son los pacientes que acuden a los servicios de urgencias porque les parece más rápida la atención, a pesar de que deben esperar y sin tener en cuenta que congestionan un servicio que es prioritario para los casos que realmente lo necesitan.

A menudo los servicios de urgencias se ven saturados por casos que no requieren atención inmediata y que pueden esperar a una consulta normal. Valorar de manera adecuada las situaciones de salud, puede salvar vidas. Lo que hace falta es una campaña de divulgación entre los pacientes de todos los centros hospitalarios, para que aprendan a reconocer una verdadera emergencia y no sigan impidiendo que los médicos atiendan a quienes realmente requieren de una atención rápida.

Jaime Urdinola
Editor

desarrollado por webSolutions.com.co