Síguenos en

Ingreso Miembros AMA

Ingrese aquí con su nombre de usuario y contraseña.
Exclusivo para miembros AMA

ingresar a EAMB (PH)

Boton-Correo-AMA

Un libro abierto al conocimiento

 

Este médico colombiano cada mañana se levanta, con puntualidad inglesa, y se dirige al Departamento de Cirugía de la Fundación Santa Fe para ver pacientes y seguir de cerca el trabajo de sus estudiantes y observar la obra que él mismo, y otro visionario, Alfonso Esguerra Fajardo, concibieron y que hoy es una realidad.

JOSE-FELIX-PATIÑO-LARGESus alumnos lo llaman con cariño el “Padre de la Medicina en Colombia” porque ha sido el médico más influyente en las decisiones gubernamentales y aún después de tantos años el gobierno nacional le consulta y discute con él los cambios trascendentales que se van a dar en materia de salud.

Estudió sus primeros cuatro años de Medicina en la Universidad Nacional y luego, por razón del "bogotazo" del 9 de abril de 1948, logró una transferencia a la Universidad de Yale en Estados Unidos, en donde se graduó como doctor de medicina e hizo su entrenamiento quirúrgico, durante un total de 11 años, para luego llegar a Colombia con los más avanzados conocimientos en cirugía.

Recuerda cuando abrió su primer consultorio en Marly, en compañía con su colega de toda una vida, Adolfo De Francisco Zea. Allí se reunía con su amigo el radiólogo Alfonso Esguerra Fajardo, también exalumno de Yale, a quien se le ocurrió que esta entidad se convirtiera en una fundación sin ánimo de lucro, propuesta que no fue aceptada en la Asamblea de accionistas de Marly, y por ello Esguerra y Patiño decidieron trabajar con la idea de abrir un nuevo centro hospitalario del más alto nivel. Esta iniciativa comienza a ser realidad el 2 de Noviembre de 1972 cuando nace la Fundación Santa Fe con el apoyo de un grupo de eminentes médicos como el cardiólogo Enrique Urdaneta Holguín, el neurocirujano Alejandro Jiménez Arango y el destacado abogado, escritor y diplomático Pedro Gómez Valderrama. Pronto le pidieron a Jaime Michelsen, por la época presidente del Banco de Colombia, que les hiciera un estudio de factibilidad económica y en ese momento fue definitiva la muy generosa donación del terreno que hiciera Doña Gloria González de Esguerra en los predios de la Hacienda Santa Bárbara.

El Doctor Patiño y los otros cinco fundadores del Fundación Santa Fe de Bogotá lograron reunir a los médicos más destacados en ese momento y es entonces cuando nace el Centro Médico de los Andes de la Fundación Santa Fe de Bogotá y también la Asociación Médica de los Andes, edificio que hoy alberga los consultorios de los especialistas y donde el Doctor Patiño tuvo su consultorio durante 30 años.

La característica más importante de esta asociación era contar con un staff de médicos de tiempo completo y solo dedicados a la institución, como lo habían visto en Estados Unidos el doctor Patiño y el doctor Esguerra.

Ahora la Fundación Santa Fe tiene el lema de la excelencia. “No tiene dueño, no tiene accionistas y es un bien público que lo único que pretende es servir”, nos cuenta el doctor Patiño. Cuando ya se organiza esta institución, fue nombrado como primer Presidente de la Asociación Médica de los Andes, el Doctor Alfonso Latiff, quien con el doctor Hernando Castro Romero, fueron las personas que lograron la construcción del edificio de consultorios, sede de la Asociación Médica de los Andes.

Es entonces cuando el Dr. Patiño traslada su consultorio de Marly a la Fundación que había nacido y que hoy es una realidad. Es allí donde inicia su labor en la Jefatura de Cirugía, y en febrero de 1983 estrenó los quirófanos, que él mismo había diseñado con la asesoría de la Universidad de Yale y del American College of Surgeons (del cual es Miembro Honorario), cuando practicó una operación de tiroides a una paciente que venía de fuera de Bogotá.

Como dato curioso recuerda la presentación que hiciera la periodista Virginia Vallejo en televisión de las salas de cirugía cuando fueron inauguradas. Hoy, con su muy reciente remodelación, esta Institución cuenta con las mejores y las más modernas salas de Colombia.

Pero el Dr. Patiño también participó en forma principal en la apertura de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes. Él se oponía a que se abrieran más facultades de medicina en el país, pero buscó la asesoría de la Universidad de Yale y se logró una facultad distinta y muy avanzada. Con el doctor Gustavo Quintero, el vicerrector José Rafael Toro y un grupo que trabajó por cerca de tres años, se diseñó un currículo diferente al tradicional y se inició la facultad en agosto del 2004, después de tres años de largos estudios y planeación.

Por cerca de tres años trabajó como asesor científico en el Instituto Nacional de Cancerología cuando era director su colega de la Fundación, el oncólogo Carlos Castro, a donde acudía en las mañanas y en las tardes seguía su jornada en la Fundación Santa Fe. Miembro de numerosas sociedades científicas de Colombia y de otros países, además ha sido Presidente de la Sociedad Colombiana de Cirugía, de la Federación Latinoamericana de Cirugía y de la Sociedad Internacional de Cirugía con sede en Suiza.

Con más de 500 publicaciones en revistas científicas, varios textos de medicina, entre ellos Lecciones de Cirugía (tiene mil páginas) y Metabolismo, Nutrición y Shock, también aparece la biografía de María Callas y uno reciente, Humanismo, Medicina y Ciencia, editado por la Universidad Nacional. Además de su actividad quirúrgica, también ocupó la Presidencia de la Academia Nacional de Medicina de 1998 al 2002, donde es muy activo coordinador de la Comisión de Salud, y es miembro del Consejo Superior y Profesor Honorario de la Universidad Nacional, a la cual le dedica buena parte de su tiempo.

Este ilustre médico ha sido duro crítico del actual sistema de salud de Colombia, el cual considera perjudicial y perverso, y desde la Academia de Medicina ha liderado proyectos de reforma. En los recientes proyectos de reforma, incluyendo uno de carácter de ley estructural, presentada al Presidente Santos, se establece que las EPS ya no van a manejar el dinero de la salud de los colombianos, cosa que lo tiene muy complacido.

Ahora ya no opera, porque dejó la cirugía a los 70 años como lo había previsto. Y recuerda como si fuera ayer, que fue precisamente el médico fallecido Fidel Camacho, quien le recibió el locker No. 1 en donde guardaba su traje de cirugía y sus elementos personales y tuvo entonces una efusiva despedida del personal de las salas de cirugía.

Además de sus estudios científicos y cientos de publicaciones, el doctor Patiño pasa la mayor parte del tiempo leyendo en su biblioteca privada de 12.000 volúmenes. Nos confiesa que es "computador-dependiente", con tres portátiles que utiliza a diario para escribir, estudiar y para dar sus conferencias, y está muy involucrado en la informática y muy actualizado en la ciencia biomédica. Eso sí, nunca se pierde una temporada de ópera en Colombia y en Nueva York.

desarrollado por webSolutions.com.co