Síguenos en

Ingreso Miembros AMA

Ingrese aquí con su nombre de usuario y contraseña.
Exclusivo para miembros AMA

ingresar a EAMB (PH)

Boton-Correo-AMA

El Programa de Salud Comunitaria: su principal logro

Jorge-Emilio-Medina-Murillo-LARGE

Este médico bogotano estudió en el Colegio de San Bartolomé La Merced, realizo sus estudios de Medicina en la Universidad Javeriana, en donde fue muy cercano a los jesuitas, quienes durante años forjaron su carácter y sus conocimientos. Con cariño recuerda al Padre Gerardo Arango, al Padre Alfonso Borrero y al Padre Alfonso Llano, y aún asiste a las actividades que la universidad organiza para integrar a los médicos javerianos.

Se casó con una antioqueña de alta sensibilidad social y por esta influencia ha estado motivado a trabajar en salud con comunidades marginadas. De esta relación nacieron 5 hijas y 10 nietos. Una médica, una odontóloga y tres ingenieras.

Después de graduarse en la Universidad Javeriana, recuerda con nostalgia los primeros años que transcurrió en el Hospital San José y la Samaritana, Pero también hizo sus estudios de especialización en Washington, D.C. durante 5 años.

Hoy tiene el privilegio de ser uno de los primeros médicos en planear el Departamento de Ginecología Obstetricia y Reproducción Humana de la Fundación Santa Fe de Bogotá (FSFB).

Para él lo más agradable fue participar en la estructuración de esta entidad y de la Asociación Médica de los Andes (AMA). Colaboró en la organización del departamento, el diseño de la historia clínica, la selección del instrumental y muchos otros factores inherentes a la apertura de un nuevo hospital. Su mayor satisfacción fue cuando el centro hospitalario abrió sus puertas en 1983. Pero siempre estuvo en contacto académico con sus amigos del Hospital San Ignacio, doctores Víctor Rodriguez, Alberto Angulo, Francisco Pardo y Francisco García.

La enseñanza de la medicina en la Javeriana era adecuada para la época. Se impartía una docencia permanente, porque los profesores eran de tiempo completo. Recuerda el Dr. Medina como si fuera ayer, que los médicos tenían bastante contacto con los estudiantes, se hacían revisiones bibliográficas, conferencias de actualización, se desarrollaban trabajos de proyección comunitaria, e identificación de riesgo obstétrico y perinatal en algunos sectores de Bogotá.

Era un trabajo estrecho de los docentes con los residentes, porque no había internet ni todas las facilidades para consultas bibliográficas como las actuales.

Su gran responsabilidad en el proyecto de la Fundación Santa Fe de Bogotá fue organizar la División de Salud Comunitaria, para demostrar la responsabilidad del sector privado con la comunidad.

En ese entonces recuerda que se seleccionaron 10 barrios, como el Sagrado Corazón y Delicias del Carmen en el área de Usaquén y por la vía a la Calera, los barrios Canteras, San Luis, San Isidro y Patios. La primera tarea fue conocer las condiciones de vivienda y los principales problemas de salud que estaban afectando a sus pobladores. Se identificaron líderes en la comunidad, quienes servían de puente con los habitantes. Eran voluntarios que se capacitaban en áreas de autocuidado de la salud, enfatizando en tratamiento de la enfermedad diarreica aguda, enfermedad respiratoria aguda, vacunación, importancia de la citología, la planificación familiar, el control prenatal oportuno; además de todos los temas necesarios para que la comunidad aprendiera a utilizar en forma racional los servicios de salud a que tenia derecho estas personas. Los que no tuvieran ningún servicio de salud y los casos de mayor complejidad que no podían ser atendidos en forma adecuada en otras instituciones, eran remitidos a la FSFB, donde los especialistas los trataban sin cobrar honorarios.

Así transcurrieron 11 años de la vida del Dr. Medina, dedicados al programa de Salud Comunitaria. Su mayor satisfacción fue ver a través de los años, como ha crecido la institución que hoy goza de gran prestigio nacional e internacional y el crecimiento del servicio comunitario que logró llevar salud a muchísimos colombianos.

Ya desde hace dos años el Dr. Medina cerró su consultorio. Pero sin embargo asiste a las actividades académicas que organiza el Departamento de Obstetricia Ginecología y Reproducción Humana. Según nos comentó, es más lo que viene a aprender que lo que viene a enseñar. Pero sus alumnos piensan lo contrario. Su experiencia sigue siendo valiosa para ellos y siempre lo esperan con cariño.

Para el Dr. Medina, el ginecólogo se convierte en el consejero de toda la familia y esta ha sido una de las satisfacciones más gratificantes de su ejercicio. A sus pacientes las escucha, les aconseja como cuidar su salud, la mejor forma de atender los controles periódicos y de consultar a tiempo, ante cualquier síntoma de enfermedad.

Pero además del mundo médico que lo rodea, al Dr. Medina le encanta el baile y desde hace cinco años recibe clases de pintura y conserva en su casa varios cuadros de animales, paisajes y flores; también asiste a conciertos y sigue jugando tenis.

Jorge Emilio Medina Murillo
El Programa de Salud Comunitaria: su principal logro

desarrollado por webSolutions.com.co